1.2 Un cactus y un gusano

«Un hombre pidió al Universo una mariposa y una flor. En su camino encontró un cactus y un gusano. El hombre no entendió y pasó de largo. Al cabo del tiempo del cactus brotó una flor y el gusano se convirtió en mariposa»

Qué difícil es a veces esperar, ¿no?

No sé si te habrá pasado pero cuando vas diciendo por ahí que tienes un proyecto propio al que le estás dedicando mucho tiempo y cariño lo primero que suelen preguntar (o lo segundo para disimular) es aquello de… ¿y ya te da para vivir? o variaciones de la misma pregunta.

Es normal (aunque ya podrían ser más originales).

El dinero.

No debemos perder de vista que la caja registradora es uno de los indicadores de que estamos construyendo una profesión real y rentable (si no es así, lo que tenemos no es una profesión, es una afición o una ONG).

Pero al mismo tiempo no hay que olvidar que hay frutos que solo llegan con la cocción lenta.

Primero una cosa.

Luego otra.

Y después la siguiente.

Encontré la siguiente historia en un libro de cuentos de Leandro Taub:

Un burro cayó dentro de un pozo y la campesina no lograba rescatarlo. Luego de intentarlo de varias formas, se dio por vencido. Sabía que era un burro viejo y que el pozo estaba seco, así que decidió que lo mejor sería tapar el pozo y así sacrificar al burro, por lo que comenzó a tirar tierra dentro del hoyo.

El burro desesperaba y gritaba, lo que hizo que la campesina dejara de mirar hacia dentro del pozo para no sentir. Al cabo de unas horas de rellenar el pozo, cuando ya estaba casi tapado, el burro ya no hacía sonidos ni daba señales de vida.

Entonces la campesina miró hacia dentro y, para su sorpresa, descubrió que el burro estaba sobre la pila de tierra. Luego de cada bote de tierra que tiraba, el burro se la sacudía y daba un paso hacia arriba. Solo bastaron algunos botes más de tierra y el burro salió de allí caminando.

¿Quieres recibir el próximo contenido en tu email?

Historias, ideas, trucos y libros para emprender con los pies en la tierra.

Abrir chat
Habla directamente conmigo