3.2 Sobre la no lógica del dinero

Hoy cerramos el capítulo de la psicotrampa número 3 (el mito del razonamiento perfecto) hablando un poco sobre el dinero.

Vamos a confesarnos aquí tú y yo.

Alguna vez hemos tenido problemas de pasta.

¿No llegar a fin de mes? A veces ni siquiera he llegado a la tercera semana.

Pedir dinero a tus padres, perseguir al ayuntamiento de turno para que te pague la factura, decirle a tu pareja que te adelante pasta que ya se lo devolverás cuando puedas…

El otro día leía por las redes una frase de la diva del cine mexicano, María Félix, que decía:

«El dinero no da la felicidad, ah, pero como calma los nervios».

Tener dinero te deja más tranquilo, obvio.

Voy a decir otra obviedad: cuando tienes problemas de dinero lo que necesitas es… dinero.

¿Qué has pensado cuando te iba mal de pasta?

—Uff, necesito más dinero para salir de ésta.

Y… ¿qué has seguido pensando cuando, una vez recuperado económicamente, te has visto de nuevo en la misma situación?

—Uff, necesito más dinero para salir de ésta.

Entonces, abro pregunta: ¿todos los problemas de dinero se solucionan con dinero?

La estadística dice que el 70% de la gente que gana la lotería se arruina en cinco años.

Algunos titulares:

  • «Un hombre se arruina tras ganar una cesta de Navidad en un sorteo».
  • «Ganaron la lotería, se hicieron ricos y arruinaron su vida»
  • «La vida rota de los ganadores del bote de Euromillones: divorcio, ruina y líos familiares»
  • «Fresita, ganadora de ‘GH 5’, en la ruina: «Ha llegado a pedir dinero para poder comer»»
  • «Historias de terror y premios de lotería»

«Debería haber hecho pedazos ese boleto» fue el comentario que hizo Andrew Whittaker después de arruinar su vida tras ganar la lotería.

Da igual si tienes 10€ o 10 millones en tu cuenta.

¿Será que el dinero no resuelve problemas de dinero?

—Ay, ay, ay, que esta pregunta no salió en el examen que nunca hicimos de la asignatura «¿Cómo resolver problemas de dinero sin arruinarte?» que nunca existió…

Con esto solo quiero llevarte a reflexionar que quizás la solución a un problema o una dificultad no está donde lógicamente debería estar.

Deja un comentario

¿Quieres recibir el próximo contenido en tu email?

Historias, ideas, trucos y libros para emprender con los pies en la tierra.

Abrir chat
Habla directamente conmigo