Nunca perdáis contacto con el suelo

El poeta Antonio Machado (1875-1939) decía:

Huid de escenarios, púlpitos, plataformas y pedestales. Nunca perdáis contacto con el suelo; porque sólo así tendréis una idea aproximada de vuestra estatura.

Insisto: «Nunca perdáis contacto con el suelo; porque sólo así tendréis una idea aproximada de vuestra estatura».

Sabias palabras.

Hoy quiero reflexionar alrededor de esta pregunta:

¿Cómo es el suelo sobre el que apoyas tu proyecto profesional?

El «suelo» es tu situación actual.

«Vuestra estatura» podría aludir a la capacidad de sostener (emocional y económicamente) el camino tan apasionante como desconcertante de emprender y vivir de tu talento.

Dicho esto, ANTES DE METERTE EN EL FANGO (o una vez dentro), podrías preguntarte:

¿Cuento con lo necesario para ocuparme de mí y de mis ideas?

  • ¿Qué tengo a mi disposición y qué no?
  • ¿Qué es importante para mí y para mi proyecto que, ahora mismo y por el motivo que sea, no está disponible?
  • ¿De qué maneras voy a dar espacio y lugar a mis intenciones?
  • ¿Qué significa comprometerme con mis talentos?
  • ¿Cómo decido responsabilizarme de mis ideas?
  • ¿Hasta dónde estoy dispuesta a desafiar mi comodidad y mis privilegios?

Si me paro a pensar en qué elementos podrían ayudarte a impulsar tus proyectos me vienen éstos cuatro fantásticos:

  • Justa Tranquilidad
  • Tiempo «El Necesario»
  • Apoyo Útil
  • Oportuna Incomodidad.

Vamos a verlos.

Justa Tranquilidad

Ay que bien se está cuando se está tranquilo.

Y el dinero nos da tranquilidad, para que engañarnos.

Si no tienes mucho dinero, tu tranquilidad estará bajo mínimos y tu energía se enfocará inevitablemente en la cuestión económica (no llego, no tengo, me falta, todo mal…).

Y si tu energía está ahí, no está en otro lugar.

  • ¿Te has parado a contar lo que gastas al mes para vivir?
  • ¿Tienes ahorros?
  • ¿Apoyo económico?
  • ¿Quién pagará las siguientes facturas?
  • ¿Cómo vas a invertir en tu proyecto?

¿Qué puedes hacer?

  • Reducir tus gastos fijos al mínimo.
  • Pedir ayuda económica.
  • Trabajar y ahorrar.

Tiempo «El Necesario»

Entiéndeme. No soy un mundo ordinario. Tengo mi locura, vivo en otra dimensión y no tengo tiempo para cosas que no tienen alma.

Charles Bukowski

Si no dispones de tiempo… ¿Cómo diablos vas a hacerlo?

Nada más que añadir.

«Escoger el propio tiempo es ganar tiempo»

Sir Francis Bacon (1561-1626)
  • ¿Te has parado a pensar dónde pones tu tiempo y atención?
  • ¿Has decidido lo que quieres hacer?
  • ¿Conoces tus prioridades?
  • ¿Qué es importante para ti aunque para otros sea irrelevante?

¿Qué puedes hacer?

  • Priorizar.
  • Tomar decisiones consecuentes con lo que quieres.
  • Pringar fines de semana.
  • Dormir menos una temporada.
  • ¿Puedes hacer media jornada?
  • ¿Tienes ahorros que te permitan dejar tu trabajo?

Jarabe De Palo – Tiempo

Apoyo Útil

  • ¿De qué personas te rodeas (aunque no estén cerca)?
  • ¿En quién te vas a apoyar cuando algo salga mal?
  • ¿Tienes gente que respeta tus decisiones aunque a veces no las entiendas ni tú?
  • Las personas que están en tu vida ahora, ¿te aportan o te quitan energía?
  • ¿Quiénes son tus referentes?

«Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo» que decía Arquímedes.

De la misma manera, cuidar nuestros puntos de apoyo relacionales nos puede ayudar a no tirar la toalla demasiado pronto en un camino lleno de dudas, incertidumbres y dificultades de todos los colores.

Tampoco esperes a tener un grupo de cheerleaders animándote a cada paso para empezar.

A veces un simple «estoy aquí» es suficiente para levantarnos y continuar.

Oportuna Incomodidad

  • ¿Tienes tiempo pero no dinero? Échale horas y experimenta.
  • ¿Tienes dinero pero no tiempo? Prioriza y toma decisiones.
  • ¿Tu gente te dice que estás loco y que deberías buscar un trabajo normal? Diles que tienen razón y sigue a lo tuyo.

¿Tienes tiempo, dinero y apoyo?

No hay excusa posible.

Solo queda «ponerse».

¿Cómo?

¿No puedes?

¿Que no sabes que te pasa pero que no te sale nada?

¿No sabes qué hacer?

¿Te sientes paralizada?

Vale, vale.

Debes esperar.

Está de camino.

Aparecerá cuando menos te lo esperes.

¿Quién?

La Oportuna Incomodidad.

Es el comodín (joker) de la baraja de cartas.

Cuando lo tienes «todo» solucionado y no avanzas quizás un opción extraña es «desolucionarlo».

Ponértelo difícil.

Colocar palos en las ruedas.

  • Gastar todo el dinero que te queda.
  • Quedarte en la cama mucho más tiempo.
  • Sentirte más solo que un vegano en una barbacoa.

Y a veces, solo a veces, desde esa oportuna incomodidad, algo se mueve en una nueva dirección.

¿Te suena?

A excesiva comodidad, buenas son las tortas.

Entonces…

¿Cómo es el suelo sobre el que construyes?

¿Quieres recibir el próximo contenido en tu email?

Historias, ideas, trucos y libros para emprender con los pies en la tierra.

Abrir chat
Habla directamente conmigo