Lui Bolin, está y no está

La atención es nuestro mayor tesoro.

También nuestro mayor regalo.

Y es huidiza a rabiar.

Si alguna vez has tenido un grupo de alumnos delante de ti sabes lo que cuesta conquistarla, más mantenerla y lo rápido que se esfuma.

Es como una linterna en las manos de un niño.

Comentan por ahí que la capacidad de atención media del ser humano es actualmente de 8 segundos.

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8.

Next.

¿Me prestas un momento de tu atención?

Ya solo me quedan 7 segundos para convencerte de que sigas aquí.

Como para no estresarse.

Resulta obvio que para que un proyecto, idea o negocio funcion€ tenemos que decir que existe, salir al escenario y decir «ESTOY AQUÍ, MIREN ESTO».

El primer día, por la novedad, pueden mirar muchas personas pero lo jodido viene el día 2, día 3, día 22, día 347…

En cuestiones de llamar la atención parece que siempre es DÍA 1.

Y otra cosa: generar interés no es sinónimo de ir gritando por ahí todo el rato, achicharrar de luz fosforescente todo lo que hagas o atiborrar las redes sociales de más de lo mismo.

Lo divertido es encontrar tu propia manera, salirse de lo habitual y probar cosas inusuales.

Y el arte sabe mucho de eso.

Hace tiempo conocí a Liu Bolin.

La primera que vi su obra no entendí nada.

Cuando me fijé un poco más lo vi.

¿Tú lo ves?

Me encantó la idea de llamar la atención pasando desapercibido a toda costa.

Aparecer para desaparecer.

Llamar sin llamar.

Gritar sin voz.

Hacer sin pasar a la acción.

¿Aquí lo ves?

No te conformes con lo que todo el mundo está haciendo.

Observa, toma nota y dale la vuelta.

Encuentra y crea tus propias respuestas, no hay nada seguro en nada, lo que ahora te resulta útil mañana puede ser tu mayor obstáculo.

Empieza con lo que tienes a mano y sigue.

A la pregunta de por qué usaba su cuerpo como lienzo dijo:

Durante la evolución del arte chino, artistas vivieron mucho tiempo sin ningún recurso. Lo único que tenían era su propio cuerpo. Esa es una importante razón del por qué me he utilizado a mí mismo en mis trabajos.

En esos momentos, realmente no teníamos dinero o recursos para sobrevivir, así que era imposible siquiera pensar en gastar en lienzos y pinceles (…).

Liu Bolin

Descubre formas de convertir tu talento en tu profesión aquí:

Escribo para acompañarte en el camino de crear, lanzar y consolidar tu proyecto profesional.

Es gratis y es en tu email:

PD: te cuento algo ilegal sobre mí (termina bien)

Abrir chat
Habla directamente conmigo